¿Cómo organizar la comida con amigos perfecta? – Horno Montañés

ENVIOS GRATIS A PARTIR DE 30€

¿Cómo organizar la comida con amigos perfecta?


¿Cómo organizar la comida con amigos perfecta?

¡Ya ha llegado la primavera! Y con ella, días más soleados. Después de un invierno largo y frío ¿a quién no le apetece una divertida reunión con amigos?

Pero esta vez, ha tocado organizarla en tu casa ¡Horror! ¿Por dónde empiezo? ¿Cuánta cantidad compro de cada producto? ¿Me habré quedado corto? ¿Y si hay alguien alérgico o intolerante? ¡Qué no cunda el pánico! Lee nuestros consejos y te convertirás en el anfitrión perfecto.

 La organización inicial garantizará el buen resultado

 Confirma con los comensales el número de personas definitivo, y consulta si tienen alguna intolerancia o alergia a tener en cuenta. También es de buen anfitrión preocuparse por los gustos personales de tus invitados (en la medida de lo posible).

 Todos nuestros productos vienen etiquetados detalladamente con los ingredientes y alérgenos, ¡revísalo en nuestra página web y elige los que mejor se adapten a tus comensales!

 Que nadie se quede con hambre, ni tampoco queden excesivas sobras

 Calcular la cantidad de alimento por persona cuando se elabora un menú es muy importante, no es conveniente quedarnos cortos, pero tampoco es apropiado que nos sobre una cantidad de comida desmesurada.

No es fácil hacer un cálculo, sobre todo cuando se trata de celebraciones en las que reunimos a muchas personas, pero con nuestras recomendaciones seguro que aciertas:

Bebida

Es importante tener en cuenta qué bebida comprar y cuánta comprar, dependiendo del tipo de comida que vamos a cocinar. Un buen vino (ya sea tinto, blanco o rosado) siempre es un buen compañero para ese plato que llevas horas preparando.

 Por ejemplo, ¿qué hay mejor que una copa de vino tinto para acompañar un montadito de chistorra y pimiento verde?

Eso sí, siempre realizado con nuestra exquisita chistorra.

En el caso de vinos, una cantidad recomendable y aproximada es la de media botella de vino por persona.

Para quien prefiere cerveza, la cantidad oscila entre 2 y 3 unidades por persona, dependiendo del tamaño.

Para el agua, debemos calcular unas 2 botellas de medio litro por persona.

Por último, si se trata de una reunión especial y queremos ofrecer champagne o cavas al final de la comida o la cena, una persona no suele beber más de 2 copas.

 

Aperitivos o entrantes

Si vas a hacer un evento informal, de picoteo, con tapas y raciones para compartir, lo recomendable es calcular de 10 a 15 piezas de comida por persona.

Sin embargo, si luego viene el plato principal, el cálculo cambia a 4 ó 5 piezas por persona.

¿Qué te parece si entre esos entrantes incluyes nuestras riquísimas croquetas de merluza y gambas? ¡Seguro que aciertas!

 Plato principal

 En el caso del plato principal la cantidad a comprar depende del tipo de alimento:

  • Si se trata de verduras u hortalizas, tendríamos que comprar unos 150 gramos por persona.
  • Si preparamos arroz o pasta, prepararemos 100 gramos por persona.
  • Si nuestro plato estrella es la carne o el pescado, tendremos que calcular una cantidad de 200 a 250 gramos de producto limpio (sin hueso, cabeza o espinas).

 En nuestra web, todos los productos vienen indicados con el peso de cada uno de los alimentos, ¡así no habrá margen de error!

Postres

 Si dividimos los postres por raciones, el cálculo es mucho más fácil ya que casi siempre vienen en porciones (tartas para 8 comensales o helados y bombones individuales). Pero si ya conoces a tus amigos y son muy golosos, multiplica las raciones porque seguramente repetirán.

 ¿Cocinarlo en el acto o calentarlo antes de servir?

 Ya sea porque tengamos que cocinar varias cosas a la vez o porque tenemos invitados que se retrasan en el último momento, puede resultarnos complicado que la comida que hemos estado preparando con tanto el cariño llegue fría a la mesa.

Una forma muy efectiva de mantenerla caliente es dejarla sobre el fuego apagado de la vitro que aún conserva calor residual y con la tapa ligeramente entreabierta.

 También podemos meter los alimentos recién hechos, tapados con papel de aluminio con pequeños agujeros, en el horno. En este caso, lo encendemos a 80ºC con calor arriba y abajo y la bandeja a media altura.

 Un truco antiguo pero sencillo y tradicional es el baño María.  Especialmente si lo que queremos mantener caliente es una preparación con líquido (cremas, guisos, estofados, etc.).

El baño María permite conservar el calor sin que se seque ni pierda la textura. Para ello, introducimos el recipiente donde tengamos la preparación en otro más grande con agua caliente, y tapamos.

 Por último, una forma estupenda de presentar un planto caliente es llevar la fuente de calor a la mesa. Podemos utilizar infiernillos (tipo fondue), parrillas o piedras de asar. Ésta técnica nos permite terminar de cocinar delante de los comensales y asegurarnos de que siempre saldrá caliente y en su punto. Es una técnica muy útil y que da un buen resultado tanto para carnes, como para pescados, mariscos y vegetales.

 El consejo más importante

 Siempre que quieras celebrar una reunión con amigos o familiares, sea del tipo que sea, confía siempre  en los productos de Horno Montañés, darás en el clavo ¡seguro!