¿Cómo sobrevivir si no sabes cocinar? – Horno Montañés

ENVIOS GRATIS A PARTIR DE 30€

¿Cómo sobrevivir si no sabes cocinar?


¿Cómo sobrevivir si no sabes cocinar?

La cocina siempre ha sido una asignatura pendiente para muchas personas. Por un lado, acostumbrados a los platos de nuestras madres y abuelas y, cuando nos independizamos, nos preguntamos, ¿y ahora qué hago?

Quizá para nosotros mismos enseguida encontramos soluciones rápidas: pido comida a domicilio, me preparo un bocadillo, me hago una ensalada… pero ¿y si tienes invitados en casa? ¡Tranquilo! En este post vamos a proponerte diferentes opciones para ayudarte a desenvolverte entre fogones sin necesidad de tener nociones de cocina.

Productos preelaborados

No es lo mismo un producto preelaborado que pedir comida a domicilio. Los productos preelaborados hoy en día son de altísima calidad, ricos y sanos, y si no, compruébalo en este post en el que hablamos de ventajas y beneficios de los productos precocinados.

Productos directos para servir de la nevera a la mesa

Has decidido que ni la sartén ni el microondas son para ti, ¡Estás de suerte!, Tienes múltiples opciones de alimentos listos para servir. Solo tienes que abrir el envoltorio… ¡y a gozar!

¿Quieres un ejemplo? Nuestra riquísima ensaladilla rusa viene lista para disfrutar. ¿Tienes invitados? Puedes ponerla en un bonito recipiente y decorarla a tu gusto repartiendo por encima aceitunas verdes, perejil espolvoreado, un trocito de atún, o una tira de pimiento rojo, o también puedes colocar una bolita de ensaladilla sobre una tostada de pan.

Productos para servir calientes

¿Te atreves con un plato con una ligera elaboración? Entre los productos de Horno Montañés, encontrarás alimentos precocinados que solo necesitan un toque de calor.  Están elaborados artesanalmente así que, si se los quieres servir a tus comensales y no quieres decir que no los has cocinado tú, ¡te guardaremos el secreto!

Por ejemplo, ¿qué te parece deleitar a tus invitados con unos burritos de ternera pirinera de primerísima calidad?

Solo tienes que calentarlos en una sartén o en el microondas antes de servirlos y les enamorará la melosidad y sabor de su relleno.

¡Aprovecha el microondas!

El microondas no solo está para calentar productos ya preparados, también puedes cocinar diversos platos desde cero. ¿Lo más sencillo y rápido? Tanto las verduras como los pescados, envueltos en recipientes adecuados para microondas quedarán listos para comer. Alíñalos a tu gusto y disfrútalos ¡sin haber manchado ni una sola sartén!

Recetas sencillas

Has decidido que te apetece cocinar, aunque no sea lo tuyo ¿solución? Puedes echar mano de recetas sanas y sencillas. ¿Lo importante? Contar siempre con productos de primera calidad.  

Canapés fríos

 Es una opción muy fácil, no te quitará mucho tiempo ni tendrás que tener grandes nociones de cocina. Ten a mano diferentes tipos de tartaletas, tostadas, rebanadas de pan de cereales, integrales… y a cada una de ellas introdúcele un ingrediente estrella.

Te mostramos una receta de canapé de butifarra blanca, manzana y queso con la que dejarás a tus invitados con la boca abierta: En la base de la tartaleta pon un poco de queso para untar, encima una rodaja de butifarra y adórnalo con una lámina de manzana ácida. También puedes picar muy pequeñita la butifarra y la manzana, mezclarlo y depositarlo sobre el queso untado.

Eso sí, siempre con una butifarra de primera calidad, como la de Horno Montañés.

Plato de jamón

En el caso de tener invitados (o incluso si estás solo en casa, para darte el capricho) otra excelente opción es sacar un buen plato de jamón. Le gusta a todo el mundo y puedes acompañarlo de otros alimentos y crear así platos variados: Melón fresquito, pimientos verdes asados, salmorejo al que puedes adornar con un par de tiras de jamón o jamón en trocitos, incluso si eres atrevido puedes preparar makis al estilo japonés con arroz y en vez de algas ¡rodéalos con un trocito de jamón!

En Horno Montañés tienes diversas piezas y tipos de jamón para elegir, ¿a qué esperas para probarlos?

Después de todas estas variadas y riquísimas opciones, ¿quién dijo miedo a la cocina?